Close
C/Eslava,3. 31001 Pamplona (Navarra)
+34 948 22 32 67 lacolmenateayuda@gmail.com

La apiterapia es una terapia complementaria que se considera efectiva para varias dolencias, sobre todo articulares.

En las últimas décadas hay estudios con base científica que hablan de las propiedades inmunocorrectoras del veneno de las abejas.

La American Apitherapy Society indica que la apiterapia es efectiva en el tratamiento de diversas enfermedades que van desde disfunciones del sistema inmunológico, dolor musculoesquelético y problemas reumatológicos hasta enfermedades neurológicas.

Si tienes…

  • Traumatismos
  • Dolor de espalda
  • Artrosis: rodillas, cadera, cervical, lumbar, etc
  • Lesiones deportivas
  • Artritis reumatoide
  • Enfermedades del sistema inmunológico

…la apiterapia te puede ayudar.

Siempre bajo el control de un profesional y muy importante, previo análisis específico al veneno de abeja.

Historia de la apiterapia

El veneno de abejas es una sustancia que producen las abejas obreras.

Su nombre técnico es apitoxina, lo que es concretamente veneno de abeja, apis (abeja) y Toxikon (veneno). Desde la antigua Grecia, pero también en la India, Egipto y China, la apitoxina se ha usado como analgésico y antimicrobiano. Cuando la abeja obrera inyecta el veneno, 0,1 mg cada vez, este veneno causa inflamación de la zona y, además, también hay que destacar que se provoca una acción anticoagulante. El alcohol (etanol) es una de las sustancias que mejor inhiben la acción de este veneno.

La apitoxina es lo que se inyecta por el aguijón cuando pican y que es precisamente lo que nos da reacción. Como la cantidad es pequeña, solo notamos reacción local, a no ser que sean muchas las picaduras o bien que seamos especialmente alérgicos a esta sustancia. Este veneno tiene acciones inflamatorias, convulsivas y paralizadoras, y también contiene magnesio, fósforo, calcio y proteínas. Se trata de un líquido translúcido, con sabor amargo y olor peculiar.

Aplicaciones médicas

  • Como inmunoterapia para personas alérgicas a la picadura de las abejas, pues con ello se consigue reducir la sensibilización a estas personas.
  • En problemas articulares y como anticoagulante. Así, es empleado en dolencias como artritis, ciática, lumbago, tendinitis, osteoartritis, eczemas, y otros problemas cutáneos, además de en casos de artritis reumatoide, neuralgia o esclerosis múltiple.

Composición del veneno de abeja

Melitina

De todos los péptidos que compone el veneno de abeja, la Melitina forma parte del 52%, induce la producción de cortisol y así previene la destrucción celular. Este componente es quizás el que más acción tiene de todos los componentes de la toxina de las abejas.

Esta sustancia tiene su acción frente a las sinapsis neuromusculares y ganglionares, provoca la inflamación, el dolor y coagula el fibrinógeno, contrae la musculatura y libera la histamina. Es muy termoestable, y no se destruye hasta los 100 ºC.

Apamina

La Apamina es el 2-3 % de la composición completa del veneno de abejas. Cuando pica una abeja no se puede percibir casi este efecto, pues para que se note la acción neurotóxica han de picar al menos 100 abejas.

Es la parte neurotóxica de la sustancia con actividad directa sobre el sistema nervioso central, estimula sobre todo la producción de cortisol por la glándula adrenal. Estimula también la secreción de heparina, en dosis pequeñas tiene acción analgésica, aunque en altas dosis puede ser espasmódica.

Adolapamina

Otro de los péptidos que forman parte del veneno de abeja, tiene la acción analgésica, y antiinflamatoria.

Fosfolipasa A2

La Fosfolipasa A2 es el 10-12 % de los péptidos y es el componente más destructivo del veneno de abeja, se trata de una enzima que degrada los fosfolípidos de las membranas celulares.

Inhibe la coagulación y disminuye la presión arterial. Induce la liberación de prostaglandinas.

Histamina

Forma parte del 1-3% de los péptidos, provoca dilatación arterial y aumenta la inflamación; esta enzima degrada el ácido hialurónico, si éste forma una barrera protectora, esta parte se encarga de degradarla para facilitar la penetración del veneno.

Además esta sustancia reblandece los tejidos fibrosos, como las cicatrices.

Hialuronidasa

Responsable de la reacción alérgica que produce el veneno de abeja, forma parte del 0,5 -2% de los péptidos.

Catecolaminas

La Apitoxina contiene igualmente Dopamina y Noradrenalina, entre el 1-2% de la composición total.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.<

ACEPTAR
Aviso de cookies